La Historia de Teddy

LA HISTORIA DE TEDDY

Lascia un commentoSenza categoria / Di slumsdunk

Hay algunas historias que merecen ser contadas. El de Teddy es uno de ellos.

Mathare, el segundo barrio de chabolas más grande de Kenia, chozas de chapa, 96.000 personas apretujadas en 1,5 km². El 50% de sus habitantes son niños y jóvenes menores de edad. Hasta junio de 2014, muy pocos en Mathare conocían el baloncesto y casi nadie lo practicaba, ya que no había canchas de baloncesto de libre acceso. En Mathare, en 2014, Slums Dunk construyó su primera cancha de baloncesto y puso en marcha su primera Academia de Baloncesto. Entre los primeros jugadores de baloncesto de la Academia estaba Teddy. Tan alto como flaco dotado de una elevación fuera de serie y una técnica de tiro dulce desde sus primeros disparos.

Consiguió hacerse notar en los primeros torneos en los que participaba nuestra Academia de Baloncesto y en 2015 recibió una beca por méritos deportivos en una escuela secundaria de Nairobi. Un gran paso para Teddy teniendo en cuenta que en Mathare sólo el 15% de los chicos se matriculan en la escuela secundaria. Gracias al baloncesto pudo salir por primera vez de Mathare y conocer a gente de todas las regiones de Kenia en torneos nacionales.

En 2016 fue seleccionado para asistir al “Giant Of Africa Camp” en Nairobi, donde fue coronado como MVP. Luego fue invitado a ir a Angola, donde participó, junto con los mejores 50 jóvenes talentos africanos, en el “Campamento de Baloncesto sin Fronteras”, organizado por la NBA. Por primera vez cogió un avión, por primera vez salió de Kenia… algo que le ocurre quizás a uno de cada mil jóvenes en Mathare.

En febrero de 2017 su viaje continuará. De nuevo por méritos deportivos consiguió una beca para asistir a un instituto estadounidense, la Capitol Christian Academy de Maryland. Un paso importante, una oportunidad única que Teddy se ha ganado gracias a su perseverancia en los pupitres de la escuela y su compromiso en la cancha de baloncesto. Afrontará así un capítulo nuevo y diferente, para seguir creciendo, estudiando y soñando con un futuro mejor para él y su familia jugando al baloncesto.

Teddy es un ejemplo, un modelo para los demás niños de Mathare, una historia de éxito que confirma la importancia del trabajo que realizan a diario nuestros educadores y entrenadores dentro de nuestra Academia de Baloncesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *